Prevenir el dolor de espalda - Fisioterapia Fares
307
page,page-id-307,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-5.9,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive
 

Prevenir el dolor de espalda

CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN DEL DOLOR DE ESPALDA
La prevención del dolor de espalda no debe entenderse como un concepto aislado, sino como una parte más dentro del mantenimiento de una salud óptima. Por tanto, además de cuidar nuestros músculos y articulaciones, debemos tener en cuenta otros factores como el descanso, la alimentación, la práctica regular de ejercicio, la realización de actividades lúdicas que nos sirvan para evadirnos de los problemas…

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la SALUD es el estado de bienestar físico, psíquico y social, y no sólo la ausencia de enfermedad.

A través de mi dilatada experiencia, he podido comprobar que, tan importante es tener conciencia de nuestro propio cuerpo, evitando malos hábitos posturales y realizando ejercicio moderado de forma regular, como el hecho de cuidar otros aspectos de la vida que tienen una influencia directa sobre nuestra salud.

Por ello, además de los consejos particulares y específicos que doy a cada paciente, expongo a continuación otros consejos de carácter general que nos ayudarán a mantener nuestra espalda en las mejores condiciones posibles, a la vez que conducirán a una mejora de nuestro estado de salud general.
1. Higiene postural
Para que la espalda no sufra debemos adoptar posturas adecuadas tanto cuando estamos en movimiento como cuando permanecemos quietos. Hablamos pues de posturas dinámicas y posturas estáticas respectivamente. He aquí algunos ejemplos:

Posturas dinámicas

Principalmente hay que evitar los movimientos forzados y buscar apoyos y ayudas para los movimientos que representen un esfuerzo:

– Doblar las rodillas a la hora de agacharse y no la espalda.

– No levantar pesos por encima de los hombros.

– Utilizar fregonas y escobas de mango largo.

– Dividir la carga a transportar en varias más pequeñas y repartir el peso a partes iguales entre ambos brazos…

Posturas estáticas

Hay que evitar el mantenimiento de posturas de forma prolongada, cambiando de posición y haciendo descansos periódicamente. Algunos consejos son:

– En caso de estar de pie mucho tiempo, es aconsejable utilizar un pequeño taburete para reposar los pies alternativamente.

– Si pasamos mucho tiempo sentados, será conveniente utilizar una silla con respaldo que permita apoyar bien la espalda y si trabajamos con ordenador, éste deberá estar centrado y con la pantalla a la altura de los ojos. Los pies deben quedar apoyados en el suelo o en un reposapiés, evitando cruzar las piernas.

– A la hora de dormir, debemos utilizar un colchón firme, pero no excesivamente duro. Es preferible dormir de costado, con las piernas ligeramente flexionadas (posición fetal) o con una pierna doblada y otra estirada. Debemos elegir una almohada cuya altura y colocación permitan mantener el cuello alineado con el resto de la columna.

2.Actividad física
Numerosos estudios demuestran que la realización de ejercicio físico moderado de forma regular (unos 30 minutos al día), disminuye el riesgo de padecer dolores de espalda. Actividades como andar a paso ligero, ir en bicicleta, nadar, bailar… nos ayudarán a mantener nuestros músculos y articulaciones en buen estado.
3. Alimentación:
Una dieta sana y equilibrada, además de ayudar a evitar el sobrepeso (con las repercusiones negativas que éste tiene sobre nuestro sistema músculo-esquelético), contribuye a mejorar y prevenir múltiples enfermedades y entre ellas las patologías articulares y musculares.
4. Estrés y ansiedad:
Existe una relación directa entre estrés, ansiedad y dolores de espalda por lo que, en la medida de lo posible es conveniente hacer lo que esté en nuestra mano para evitarlo. Existen numerosas técnicas de relajación que trabajan con la respiración, realizando ejercicios de flexibilización o estiramientos…

Otra forma de disminuir el estrés consiste en realizar cualquier actividad que nos resulte gratificante y que desvíe la atención sobre los problemas y dificultades que la vida nos presenta.

5. Descanso:
El cuerpo humano es la máquina más perfecta que existe, pero al igual que el resto de las maquinas sufre un desgaste por el uso y a veces abuso que hacemos de ella.

El descanso tiene un efecto reparador sobre nuestro organismo, por ello es importante respetar las horas de sueño y el tiempo que dedicamos para recuperarnos del ritmo, en muchas ocasiones frenético que la sociedad actual nos impone.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies